Rss (Salud)

Hasta los huesos: la nueva película de Netflix sobre los trastornos de la alimentación

hasta-los-huesos

Después de la controvertida serie Por trece razones, en la que se abordaba el tema del suicidio adolescente y que obtuvo tantas críticas como aplausos, Netflix entra de nuevo en un tema tan polémico como el de los trastornos de la alimentación a través de su nueva película Hasta los huesos, dirigida por Marti Noxon y protagonizada por Lily Collins.

En esta ocasión, la producción de Netflix nos habla de una historia basada en hechos reales: la de los estragos que sufrió la propia directora del film durante su adolescencia debido a sus problemas con la anorexia y la bulimia. Aproximadamente el 5% de la población española sufre estos trastornos de la alimentación u otros no especificados, afectando especialmente a los adolescentes, más vulnerables en esa etapa de su vida.

Hasta los huesos, disponible ya en Netflix, nos cuenta la historia de Ellen: una veinteañera que sufre de anorexia y que se mueve entre distintos centros de rehabilitación hasta que encuentra a un doctor (interpretado por Keanu Reeves) que realiza un tratamiento poco convencional que, sin embargo, podría ayudarla.

En el film (y en el mismo trailer, que podéis ver sobre estas líneas) se dejan ver algunos de los comportamientos típicos de este tipo de trastornos alimenticios, como la necesidad de contar las calorías de todos los platos que pasan por delante del paciente, el hecho de practicar ejercicio físico extenuante (con el fin, por supuesto, de quemar aquello que se ha ingerido) o la falsa sensación de control que los pacientes tienen sobre sus vidas.

Un acercamiento diferente al que hayamos podido ver en otras películas similares, donde se pone el foco no sobre la enfermedad, sino sobre la historia personal de quien la sufre. Un modo de dar visibilidad a una realidad que existe, tristemente, demasiado a menudo en nuestra sociedad.

Imagen y vídeo | Netflix
En Vitónica | Betting on zero: el documental que denuncia el modelo de negocio de Herbalife
En Vitónica | Top 5 documentales de deporte y nutrición que puedes ver en Netflix

leer mas...
Así es como tienes que reaccionar si te atrapa una corriente de resaca en el mar

resaca-mar-playa

Nadar en el mar o por lo menos chapotear en la orilla son algunos de los grandes placeres de las vacaciones y de los días en la playa. Entrar y salir del agua sin parar, hacernos unos largos, jugar con las palas dentro del agua o con el famoso balón de Nivea son actividades que animan los días playeros y que repetimos cada verano.

Todos sabemos que, cuando nos metemos en el mar, todas las precauciones que tomemos son pocas: debemos protegernos del sol aunque nos encontremos dentro del agua, tener cuidado con las posibles picaduras de medusa (sobre todo en la zona de Levante) y, por supuesto, ser conscientes de las corrientes que existen en el agua y que nos pueden llevar mar adentro en escasos segundos. ¿Sabes cómo tienes que reaccionar si la corriente te atrapa? Te explicamos cómo salir del agua de forma segura y evitar así un buen susto.

Nadar en el mar no es lo mismo que hacerlo en una piscina: el mar es un elemento vivo en constante movimiento en el que existen corrientes originadas por diferentes causas como el viento o la densidad del agua.

Una de las corrientes más peligrosas es la corriente de resaca: una corriente superficial que arrastra el agua desde la costa hacia el mar, originada por el oleaje. El hecho de que sea una corriente peligrosa no viene dado por la propia corriente en sí, sino porque en ocasiones puede ser poco visible y porque la reacción de las personas no suele ser la más adecuada ante ellas.

Estas corrientes de resaca, en pocas palabras, llevan el agua de vuelta desde la playa hacia el mar, arrastrando con más o menos fuerza lo que encuentren en su camino. Desde un punto alto son fáciles de identificar ya que podemos ver una especie de "río" con burbujas que se aleja de la arena, o bien podemos identificar ramas o pequeños objetos que se mueven hacia dentro del mar.

Cómo salir de una corriente de resaca

Si nos encontramos dentro de una corriente de resaca lo primero que tenemos que hacer es mantener la calma: no por nadar con todas nuestras fuerzas en dirección a la playa vamos a poder salir. Lo correcto para poder escapar de la resaca, como podéis ver en la imagen que acompaña al texto, es nadar de forma paralela a la playa unos metros para salir de la corriente y, desde ahí, regresar a la arena.

En caso de no poder nadar, lo más indicado es mantenernos a flote pataleando sin gastar demasiadas energías y hacer señales para que vengan a rescatarnos o esperar a que la corriente se debilite para poder salir por nosotros mismos. Pero no gastes fuerzas intentando nadar a contracorriente porque lo más probable es que termines por cansarte mucho sin avanzar nada, y el resultado puede ser desastroso.

Recuerda: nada primero en paralelo a la playa y después sal del agua. Además, asegúrate siempre de nadar en zonas donde haya bandera verde o azul y, a poder ser, donde haya socorristas que puedan ayudarnos en caso de problemas. ¡Nada seguro para disfrutar de tus vacaciones!

Imagen | National Weather Service
En Vitónica | Pilates y yoga sobre una tabla de surf

leer mas...
Once pseudoterapias de las que has oído hablar: en qué consisten y por qué no debes fiarte de ellas

homeopatia-terapia-natural-alternativa

Las pseudoterapias puede aparecen en los lugares más insospechados: peluquerías, centros de belleza, clínicas alternativas, hospitales privados, consultas médicas... Mezclan una terminología médica con una actitud casi esotérica y hacen su agosto gracias a ciudadanos preocupados por su salud y bienestar pero poco informados sobre procedimientos y métodos científicos.

En medio de esta ensalada de pseudoterapias, analizamos algunas de las más habituales, en qué consisten exactamente y lo más importante: por qué son inútiles y algunas, además, muy peligrosas.

1. Homeopatía

La homeopatía es probablemente la más conocida y habitual. Es fácil encontrarla en las farmacias junto a los medicamentos de eficacia científicamente probada e incluso a médicos que la recomiendan abiertamente.

homeopatía-medicamentos-pseudociencia

La homeopatía se basa en el principio de que "lo similar cura lo similar", y para ello emplea principios activos diluidos cientos de veces en agua destilada o alcohol. Las diluciones pueden ser tan altas que no quede ni una molécula del principio activo original en el resultado final, algo que no es impedimiento para que tenga efectos gracias a la "memoria del agua".

Los principios y los efectos terapéuticos de la homeopatía no han podido ser demostrados científicamente en doscientos años, a pesar de que decenas de estudios lo han intentado. La conclusión más habitual es que la homeopatía no tiene mayor efecto que un placebo, y que aunque su consumo parezca inocuo, en realidad es peligroso porque aleja a los pacientes de tratamientos efectivos.

2. Reiki y toque terapéutico

Quizá el reiki sea la más conocida de estas dos pseudoterapias, pero ambas se basan en ideas parecidas: el que lo practica afirma poder sentir una supuesta energía vital del paciente y la manipula con sus manos, ya sea tocando las partes del cuerpo o solo situándolas encima, para hacerle sanar. Para ambas opciones, las evidencias científicas son igualmente nulas.

mujer-reiki-pseudoterapia

Para empezar, no existe ninguna evidencia de que el mecanismo en el que se basan, esa energía vital que se puede manipular para curarnos exista realmente. Pero aunque existiese y la ciencia simplemente no hubiese encontrado cómo comprobarlo todavía, distintos experimentos han demostrado que los practicantes de estas pseudoterapias no son capaces de saber si están cercanos a otro cuerpo humano si se les vendan los ojos, lo cual parece algo básico a la hora de sanar a otra persona utilizando su energía vital.

Otros estudios han demostrado que terapias de este tipo no tienen ningún efecto sobre el cuerpo humano, y que las investigaciones que parecían indicar que sí sufrían de graves fallos en el diseño de los experimentos o en la lógica de las conclusiones.

3. Flores de bach

En el siglo XIX, el médico inglés Edward Bach llegó a la conclusión, después de estudiar los principios de la homeopatía, de que utilizando diluciones de principios florales era posible tratar estados de ánimo en el ser humano que, de prolongarse demasiado tiempo podían llegar a afectar a su salud.

flores-bach-homeopatia

Así, se llama Flores de Bach a preparados de brandy, agua mineral y extractos de flores. 48 flores en total tienen supuestas propiedades curativas, entre ellas la agrimonia, para ocultar la preocupación tras una máscara de alegría; el manzano silvestre, para el miedo a estar sucio; el acebo, para el rencor, los celos o la envidia; o el pino, para el exceso de sentimiento de culpa. Pueden combinarse según las necesidades del paciente pero nunca mezclando más de siete flores.

Para explicar la ausencia de evidencia científica tras las Flores de Bach hay que empezar aclarando que ni siquiera el propio Bach se molestó en explicar el supuesto mecanismo de funcionamiento de sus teorías, así que comprobarlo o desmentirlo es complicado. Puesto que se basó en principios de la homeopatía, como que una dilución sin moléculas de principio activo puede seguir siendo efectiva, podemos usar los mismos argumentos para asegurar que esta pseudoterapia tampoco tiene sentido científico ninguno.

Para concluir, una revisión sistemática de artículos científicos sobre las Flores de Bach revela que estos "tratamientos", igual que la homeopatía, no tienen mayor efectividad que un placebo.

4. Apiterapia

La apiterapia en general consiste en utilizar con fines terapéuticos productos derivados de la abejas como la miel, la jalea real o el propóleo, pero se utiliza sobre todo para terapias que utilizan el veneno de las abejas (apitoxinas), a veces a través directamente de picotazos de los insectos.

apiterapia-picadura-abeja

El principal componente del veneno de las abejas es la melitina, un compuesto con propiedades antiinflamatorias, y de ahí el interés de utilizarlo como remedio terapéutico. El problema es que la melitina se mezcla con otros compuestos tóxicos, y en este tipo de terapias se aplican sin ningún control, suponiendo en el mejor de los casos una molestia y en el peor, un peligro para la vida del paciente si este desarrolla una reacción alérgica grave.

Es habitual que esta pseudoterapia se asocie al tratamiento de la esclerosis múltiple. Por ese motivo, la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple de EEUU ha financiado varios estudios para comprobar si la aplicación de veneno de abeja efectivamente tiene algún efecto positivo sobre los afectados por esta enfermedad. Hasta el momento, ni las pruebas en ratones ni los primeros ensayos clínicos dan resultados positivos.

Esto podría cambiar en el futuro, y encontrarse una forma de aplicar de forma controlada y metódica un tratamiento basado en veneno de abeja, pero por el momento no existe y puede resultar peligroso someterse a esta pseudoterapia.

5. Biomagnetismo

El biomagnetismo, ideado en 1988, propone que todas las enfermedades están causadas por un desequilibrio del pH, y que es posible corregir ese desequilibrio, y por tanto curar las enfermedades que causa. Para hacerlo, si sitúa un imán en el punto del desequilibrio, y otro del polo opuesto en un punto de polaridad contraria.

La verdad es que la idea de que un desequilibrio del pH cause nuestras

Distintos órganos del cuerpo tienen distintos niveles de acidez, y estos varían de unas personas a otras y esto no supone un problema de salud

patologías está presente en otras pseudoterapias, pero su validez no ha sido demostrada. Distintos órganos del cuerpo tienen distintos niveles de acidez, y estos varían de unas personas a otras y, dentro de unos rangos normales, esto no supone un problema de salud. Por otro lado, no hay pruebas de que los campos magnéticos causen efectos perjudiciales o curativos sobre las personas.

De hecho, algunos estudios han tratado de averiguar qué hay de real en los supuestos efectos beneficiosos de productos que confían en los campos electromagnéticos, como pulseras o colgantes, para aportar cierto bienestar, y las conclusiones obtenidas han sido que esos efectos no son superiores a los de un placebo.

6. Hidroterapia de colon

La hidroterapia de colon está basada en la idea de que la comida se pudre cuando llega a nuestro intestino, se adhiere a sus paredes, libera sustancias tóxicas que el cuerpo no puede eliminar y eso nos enferma. Para evitarlo, aplica lavados intestinales introduciendo una manguera a través del recto e introduce agua en su interior, hasta 70 litros por sesión, a veces mezclada con hierbas y otros compuestos.

La idea en la que se basa no encaja con lo que conocemos del funcionamiento de nuestros órganos: la comida no se pudre en los intestinos, y estos son perfectamente capaces de eliminar todos los desechos

Asegura que así se pueden tratar desde enfermedades relacionadas directamente con el intestino como la enfermedad de Chron, estreñimiento o hemorroides hasta otras que nada tienen que ver con el sistema digestivo, como acné, alergias o depresión.

Una vez más, la idea en la que se basa esta pseudoterapia no encaja en absoluto con lo que conocemos del funcionamiento de nuestros órganos: la comida no se pudre en los intestinos, y estos son perfectamente capaces en cualquier persona sana de eliminar todos los desechos de nuestra alimentación.

En este caso, la hidroterapia no solo no ha probado tener efectos positivos, sino que además puede ser foco de infecciones intestinales muy graves, pone en riesgo las colonias de bacterias intestinales que nos hacen falta para llevar a cabo la digestión y si no se realiza con cuidado, la inserción de la manguera puede causar desgarros anales e incluso perforaciones intestinales.

7. Osteopatía

La osteopatía fue inventada en el siglo XIX por un doctor estadounidense aficionado ala mecánica que concebía el cuerpo humano como una máquina con todas sus piezas perfectamente encajadas y conectadas por el tejido conectivo. Según su razonamiento, era posible influir y curar cualquier órgano o sistema enfermos simplemente manipulando esta capa exterior, los huesos y los músculos.

hombre-masaje-osteopatia

La efectividad de la osteopatía ha sido puesta a prueba en pacientes con daños en el aparato musculoesqueléticos, pero las revisiones de esos estudios han concluido que no hay evidencias de calidad suficientes como para considerar un efecto positivo. También se ha sugerido que puede servir para tratar otras patologías, como enfermedades cardiovasculares o dermatológicas, de nuevo sin evidencias que sostengan estas afirmaciones.

8. Ozonoterapia

La ozonoterapia se basa en insuflar gas de ozono en heridas o por vía rectar para tratar dolencias que incluyen cáncer, sida, parálisis o enfermedades neurodegenerativas.

Varios estudios señalan que no hay validez terapéutica en el uso de ozono para tratar enfermedades y la FDA alerta de que puede ser tóxico y perjudicial

Es difícil situar el origen y base de esta pseudoterapia. El gas con altas concentraciones de ozono tiene ciertas propiedades antibacterianas, pero también alcanza una alta toxicidad con rapidez, y por tanto su uso es absolutamente desaconsejable.

Varios estudios señalan que no hay validez terapéutica en el uso de ozono para tratar enfermedades, la FDA (Food and Drugs Administration) alerta de que puede ser tóxico y perjudicial y la sobreabundancia de ozono está relacionada con graves daños a los pulmones, además de otras complicaciones e incluso casos de muertes.

9. Reflexología

reflexologia-mapa-manos La reflexología está basada en la idea de que existen canales de energía que conectan cada órgano y sistema de nuestro cuerpo con puntos determinados de la planta de nuestros pies, de la palma de nuestras manos, de nuestra nariz o de nuestras orejas. Por tanto, aplicando presión y manipulando esos puntos sería posible curar o mejorar esos órganos. Así se pueden tratar dolencias que incluyen migrañas, dolores de espalda o dolores menstruales entre otros.

No existen evidencias científicas de que la reflexología tenga ningún efectos sobre la salud (más allá de la relajación que nos puede causar que nos masajeen los pies o las manos), ni tampoco de la existencia de esas conexiones entre los órganos del cuerpo y las zonas que trata la reflexología.

10. Quiropráctica

La quiropráctica o quiropraxis se basa en la idea de que el sistema nervioso afecta a a salud de todos los nervios y que es posible influir sobre este manipulando la columna vertebral.

mujer-quiropractico-masaje

No hay evidencias de que la quiropráctica sirva para curar ninguna dolencia, y en cambio, es una pseudoterapia muy peligrosa, ya que una manipulación incorrecta de la columna vertebral puede causar graves lesiones. Está relacionada con accidentes cardiovasculares, dolores de cuello, problemas de visión, náuseas, mareos... Síntomas que suelen aparecer unos días después de la aplicación de estas técnicas.

11. Medicina ortomolecular

La medicina, nutrición o terapia ortomolecular se basa en la idea de que consumiendo grandes cantidades de biomoléculas (sobre todo vitaminas pero también proteínas o amioácidos) se puede reforzar la salud del paciente y tratar enfermedades como el cáncer, la bronquitis, alergia, meningitis o enfermedades neurodegenerativas entre otras.

Una vez consumida la cantidad diaria recomendada, la vitamina C no ha demostrado tener ningún efecto curativo

La vitamina C es centro de especial atención, y esta pseudoterapia recomiendo consumirla en grandes cantidades. Sin embargo, una vez consumida la cantidad diaria recomendada, la vitamina C no ha demostrado tener ningún efecto curativo, y una ingesta exagerada puede causar diarreas o daños renales. La afirmación de que sirve para tratar el cáncer ha sido descartada por varios estudios.

Imágenes | iStock y Wikipedia En Vitónica | Profesionales de la salud: de quién te puedes fiar y quién te está intentando timar

leer mas...
Con el verano llegaron los mosquitos: por qué nos pican y cómo evitarlo

verano-mosquito-picadura

Cuando la pequeña niña rubia del Poltergeist entonaba su inquietante "Ya están aquí-i..." daba mucho menos miedo que el que siento cada verano cuando me pica el primer mosquito. Efectivamente, ya están aquí, llenándome la piel de ronchas y poniendo a prueba mi autocontrol para no rascarme hasta desollarme.

Es uno de esos pequeños inconvenientes del verano que sobrellevamos con resignación, y, con suerte, con algunos trucos para evitar sus picaduras y, una vez sufridas, aliviar sus consecuencias.

No todo lo que llamamos mosquito pica

Existen unas 3.000 especies distintas de mosquitos en la Tierra, pero solo tres de ellas son las que nos picotean en las noches de verano, el Anopheles, el Culex y el Aedes. En muchos lugares del mundo, estos animales son responsables de la transmisión de graves enfermedades, algo que por suerte no es muy común en España.

típula-bicho-mosquito

Muchos otros insectos a los que llamamos "mosquitos", de hecho no lo son y son totalmente inofensivos. Es el caso de los quironómidos o las típulas. Estas últimas nos resultan especialmente llamativas por su gran tamaño, e insistimos en aplastarlas cuando las vemos posadas en las paredes de casa al grito de "¡Qué mosquito más enorme!". Olvídate. No es un mosquito, y no va a picarte.

No te pican para alimentarse

Los mosquitos, como muchos otros insectos, se alimentan del néctar de las flores. Solamente las hembras pican a humanos y otros animales por su sangre, que contiene las proteínas y otros compuestos químicos que necesitan para madurar los huevos de los que saldrán sus crías.

Por qué pican sus picaduras

Cuando un mosquito (mejor dicho, una moquita) nos pica, introduce bajo nuestra piel dos diminutos tubos: uno de ellos le sirve para sorber nuestra sangre, y el otro para inyectarnos una sustancia que evita que la sangre se coagule en la herida o en su trompa antes de haber terminado de sorber.

Esa sustancia provoca que nuestro cuerpo libere histamina, una sustancia involucrada en las respuestas localizadas del sistema inmune. Así que cuando te pica una picadura, no es técnicamente culpa del mosquito, sino de tu cuerpo reaccionando a esa sustancia. Esta es la causa de que no todos reaccionemos igual: algunos apenas muestran un bultito mientras que otros desarrollamos ronchas y habones de varios centímetros.

mosquito-picadura-rascar

Por qué nos pican a unos más que a otros

Este es el auténtico drama del asunto de los mosquitos: no se trata de una incomodidad democráticamente repartida, sino que algunos parecemos resultar especialmente atractivos a estos insectos, y aunque compartamos casa o habitación con otra persona, nos despertamos acribillados y nuestros acompañantes totalmente indemnes. ¿Acaso hay derecho a tamaña injusticia?

Derecho quizá no, pero explicación sí que hay. La clave está en el radar de caza de los mosquitos, el sistema que les guía hacia sus presas diseñado para detectar muchísima información sobre nuestro cuerpo que a nosotros nos pasa desapercibidos. Varios estudios han determinado que hay varios factores que hacen a los mosquitos decantarse por unas presas u otras.

Nuestro grupo sanguíneo

Puesto que lo que buscan son las proteínas de nuestra sangre, no es de extrañar que el grupo sanguíneo sea algo que los mosquitos tienen en cuenta antes de atacar. Un estudio comprobó que, en situaciones controladas, los mosquitos picaban e doble de a menudo a personas con sangre de tipo 0 que de tipo A.

Además, debido a factores genéticos, aproximadamente el 85% de la gente secreta a través de la piel sustancias químicas que permiten determinar su grupo sanguíneo sin necesidad de analizar directamente su sangre. El estudio determinó que los mosquitos se sienten más atraídos por las personas que emiten esta información, sea cual sea su grupo, que por las personas que no la emiten.

El dióxido de carbono que exhalamos

Los mosquitos tienen un sensor especial que les permite oler el dióxido de carbono que emiten los humanos y animales, lo que les permite detectar a sus posibles presas.

Aunque emitir dióxido de carbono no nos hace a unos más apetecibles que a otros, puesto que todos los hacemos, las personas que más emiten, generalmente las más grandes, suelen en general recibir más picotazos.

Sustancias químicas y temperatura corporal

También son sensibles a la temperatura, y se sienten atraídos por las personas que más calor corporal desprenden

Además del CO2, otras sustancias químicas que produce nuestro cuerpo resultan atractivas para los mosquitos, como el ácido láctico, el ácido úrico o el amoniaco que se desprende junto con nuestro sudor. También son sensibles a la temperatura, y se sienten atraídos por las personas que más calor corporal desprenden. Por eso, las personas con una mayor actividad física y un metabolismo más rápido suelen ser presas preferentes para estos insectos.

Las bacterias de nuestra piel

Algunas investigaciones señalan que las colonias de bacterias que viven en nuestra piel influyen en la atracción que esta ejerce sobre los mosquitos.

Un estudio comprobó que tener más cantidades de unas pocas bacterias aumentaba la probabilidad de ser elegido como presa por un mosquito, mientras que una menor cantidad de una mayor variedad de bacterias reducía esa probabilidad.

La cerveza

Al parecer, a los mosquitos les gusta más picar a las personas que se han bebido cerveza. Así lo pudo comprobar un estudio que dio a trece voluntarios una cerveza de 350 mililitros y observó cómo la probabilidad de recibir una picadura de mosquito era significativamente más alta después de beberla que antes, y mayor que la sufrida por el grupo de control, que no bebió cerveza.

Se había sugerido previamente que la emisión de etanol a través de los poros y que el aumento de la temperatura corporal, ambas asociadas al alcohol, resultan atractivas para los mosquitos, pero en este estudio no se encontró una correlación directa entre ambos factores, así que el motivo de esta atracción por la cerveza necesita aun seguir siendo analizado.

El embarazo

Algunos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas reciben aproximadamente el doble de picotazos de mosquito que la media, probablemente por la confluencia de dos factores: emiten hasta un 21% más de dióxido de carbono y su temperatura es algo más alta que la de la media.

embarazo-picadura-mosquito

La ropa

Es algo obvio: además del olfato, los mosquitos utilizan la vista para detectar a sus presas, así que si usas prendas de colores llamativos que destaquen sobre el fondo en el que te encuentras, te encontrarán mejor y te picarán más.

¿Cómo puedes evitar que te piquen los mosquitos?

Lo primero, es interponer entre ellos y tú las barreras físicas que sea posible: mosquiteras en las ventanas y ropa de manga larga son buenos puntos de partida.

Lo más eficaz evitar jabones, champús o colonias con olores 'apetitosos' y tratar de enmascarar tu olor

Lo más eficaz evitar jabones, champús o colonias con olores apetitosos, como los frutales, los dulces o los florales y tratar de enmascarar tu olor con repelentes líquidos o en barra, siempre evitando zonas cercanas a la boca o lo ojos, así como heridas abiertas, por pequeñas que sean. Estos repelentes suelen tener un olor algo fuerte, pero aseguran entre 4 y 8 horas relativamente a salvo de picotazos.

Existen algunos productos que prometen librarte de los mosquitos, pero cuya eficacia es dudosa o ha sido directamente descartada.

La dudosa eficacia de pulseras y ultrasonidos

Uno de ellos son las pulseras antimosquitos. Suelen funcionar basándose en el olor: contienen un repelente concentrado, normalmente basado en la citronela, una sustancia de origen vegetal que en teoría ahuyenta a los mosquitos. En la práctica, no es muy eficaz y se evapora rápidamente, por lo que no son productos muy recomendables.

Otros son los repelentes eléctricos basados en ultrasonidos. Un estudio de la Universidad A&M de Texas concluyó en 2012 que su efectividad es nula: los insectos no escuchan los sonidos que desprenden, y si lo hacen, se adaptan a ellos sin mayor problema.

Qué hacer cuando ya te han picado

Los síntomas de una picadura de mosquito no suelen ser muy serias, a no ser que la persona que las sufre padezca una alergia previa que desencadene una reacción inmune grave y requiera atención médica urgente.

chicas-campo-mosquitos

Lo habitual suelen ser hinchazones, rojez y calor en la piel y un picor desesperante. Las recomendaciones son lavar la zona con agua y jabón y aplicar una pomada antihistamínica.

Evita rascarte todo lo posible, para que la producción de histamina no continúe y el picor no empeore. Ten especial cuidado si tienes las uñas largas para evitar rasgar la piel y hacerte una herida.

En caso de que la hinchazón y el calor sean muy pronunciados, aplícate hielo o compresas de agua fría. Y si continúa durante varios días, acude al médico. Quizá necesites un tratamiento antihistamínico más potente.

Imágenes | iStock y Wikipedia Commons
En Vitónica | Algunos consejos para evitar las picaduras de mosquito en verano

leer mas...
Tres tazas de café al día harán que vivas más

cafe-amigas

¿Has acabado tu taza de café? ¡Ponte otra! Según un estudio reciente, eso podría ayudarte a vivir más tiempo. Y si te preocupa que el exceso de cafeína te pase factura esta noche porque no te deje dormir, que sea descafeinado.

El estudio, impulsado por científicos de la OMS y en el que se ha hecho un seguimiento a más de 500.000 personas durante 16 años, ha concluido que beber café está asociado a un menor riesgo de muerte asociada a enfermedades cardíacas, cáncer, infarto, diabetes y enfermedades respiratorias y del hígado.

Según sus resultados, los hombres que consumen tres taza de café al día tienen un 18% menos de probabilidades de morir por estos motivos que los que no beben café, y las mujeres que toman la misma cantidad, un 8% menos respecto a las que no beben café a diario. El estudio se ha realizado en 10 países europeos, incluido España.

También sirve si bebes café descafeinado

Otro estudio realizado con más de 200.000 estadounidenses de distintas razas también durante 16 año arroja conclusiones similares: el consumo diario de café reduce el riesgo de muerte, y la cantidad de café parece estar directamente relacionada con esa reducción.

Además, esa relación era apreciable tanto en personas que beben café normal como las que beben café descafeinado, lo que apunta que la relación no tiene que ver con la presencia de cafeína. Sin embargo, sí parece que tiene que ver con la cantidad de tazas de café que se tomen al día. cafe-cucharas-granos

¿El café no daba cáncer?

En 1991, la OMS incluyó el café en su lista de sustancias "posiblemente cancerígenas para el ser humano", una categoría en la que estuvo presente hasta que en 2016 analizó de nuevo todos los estudios disponibles y concluyó que no había pruebas de esa relación.

La causa más probable de esta suposición errónea es que se estuviesen obviando detalles sobre el estilo de vida: la gente que toma café fumaba más, lo que aumentaba su riesgo de padecer cáncer, algo que no tenía que ver directamente con el café sino con el tabaco.

Ahora, los investigadores han tratado de eliminar esas conclusiones erróneas ajustando sus observaciones a cuestiones relacionadas con el estilo de vida como el consumo de alcohol, tabaco o carne roja entre otras.

Su conclusión es que, si bien sería prematuro recomendar el consumo de café como protección ante enfermedades crónicas o grave, sí parece seguro establecer que el café puede formar parte de una dieta saludable.

cafe-taza-feliz-saludable

Otros beneficios del café

Saber que el consumo de café reduce el riesgo de padecer enfermedades crónicos o graves es solo un motivo más para disfrutar de esta bebida. La ciencia ya nos había dado unas cuantas.

Por ejemplo, el efecto de la cafeína en nuestro cerebro. La cafeína actúa bloqueando una sustancia inhibidora de las neurotransmisiones llamada adenosina. Cuando la adenosina está bloqueada y no puede actuar, esto resulta en un efecto estimulante, que dispara los niveles de actividad de distintas zonas del cerebro.

Además, el café contiene algunos nutrientes necesarios para una alimentación completa, como manganeso, magnesio y potasio entre otros. También ha demostrado en algunos estudios reducir el riesgo de padecer enfermedades como el alzheimer y el parkinson.

El café ha demostrado tener un efecto protector sobre el hígado, retrasando el avance de la cirrosis, una enfermedad en la que el tejido normal del hígado se va convirtiendo en tejido fibroso e inútil.

Por último, y por apuntar solo otro ejemplo más, el café parece estar relacionado con un menor riesgo de padecer depresión. Según un estudio de la Universidad de Harvard de 2011, las mujeres que beben cuatro o más tazas de café al día tiene un riesgo un 20% menor de caer en una depresión.

Imagen | iStock
En Vitónica | ¿Cuánta cafeína hay en mi taza de café?

leer mas...

Acceso a la Revista Digital
Usuario:
Password:


Mapa Web     -     Quiénes Somos      -     Publicidad con Nosotros
© 2007 OUTSIDE COMUNICACIÓN - Saavedra Fajardo, 5 y 7 - planta calle. 28011 Madrid. Telf.: 915 26 80 80. outside@airelibre.com